Arriba, se escucharon fuertes golpes cuando el viento arrancó las tejas del techo. Después de acurrucarse en su habitación con la esperanza de que el techo no se cayera, Roxanna Scott, de 31 años, ...